Exfoliante sugar scrub: hidratación bajo la ducha

Como me dijo una persona muy querida: y no haces exfoliantes? a partir de una edad, son imprescindibles!!
Pues la verdad es que esto tiene su explicación científica: cada año que pasa, la renovación celular de nuestra piel se ralentiza y las células viejas se quedan en la capa de arriba, haciendo la piel menos flexible, menos transpirable y con aspecto más seco y ajado. Si retiramos estas células muertas, hacemos que rejuvenezca la piel, luciendo más homogénea, flexible y luminosa. Además, el bronceado también será más homogéneo y duradero.
No me había planteado hacer exfoliantes hasta ese momento, pero cuando comencé a formular y a probarlo, he de reconocer que no me había imaginado que fuera tan agradable su uso y su resultado, sorprendente!... Ahora soy yo la que lo tengo en mi ducha siempre! quien lo iba a decir!

Después de dos años de idas y venidas con el exfoliante corporal, aquí os lo traigo:

Es una manteca fundente que en contacto con la piel húmeda, se convierte en una leche exfoliante, eliminando impurezas y células muertas, hidrantando en profundidad.


Forma de uso: aplicar en la piel húmeda una "nuez" de la manteca con un masaje circular, hasta la disolución completa del azúcar, favoreciendo de esta forma la microcirculación cutánea. Aclarar con abundante agua.

Sus aceites esenciales, nos ceden sus propiedades tónicas, anticelulíticas y revitalizantes, con un aroma delicioso a flor exótica de ylang-ylang acompañado de naranja.

Ingredientes: manteca de karité*, azúcar de caña*, aceites de argán* y macadamia*, miel**, aceites esenciales de naranja* y ylang-ylang completo, decilglucósido (tensioactivo Ecocert rico en colágeno vegetal) y vitamina E.  *Ecológico, **de propia producción.








Las fotografías y textos de este blog no pueden ser utilizados sin consentimiento de su autor. Imágenes del tema: TommyIX. Con la tecnología de Blogger.